¿Qué es el proceso de liofilización? – The Bee Family Shop

¿Qué es el proceso de liofilización? – The Bee Family Shop

La liofilización ha supuesto un hito en el modo en que conservamos los alimentos. Ha mejorado la forma en que nos alimentamos, permitiéndonos aprovechar las comidas en su máxima expresión y preservarlas por mucho más tiempo.

Disfrutar de una comida natural y sana es un privilegio que muy pocos tienen, en especial cuando no se tiene acceso a los alimentos de forma rápida. Los métodos de conservación de alimentos permiten preservar la composición de la comida por más tiempo, pero lo cierto es que no todos los mecanismos nos permiten disfrutar de los nutrientes de los alimentos como lo hace la liofilización.

Por ello, la liofilización se ha popularizado en los últimos años por brindar la posibilidad de disfrutar de los beneficios de un alimento sano sin tener que consumirla al instante. Ya sean frutas, verduras, hortalizas, carnes, lácteos o granos, por medio de la liofilización es posible preservar por un tiempo prolongado los nutrientes de cada uno de estos alimentos sin alterar su composición y valor nutricional.

La liofilización es uno de los procesos de conservación de alimentos más innovadores y complejos de la actualidad, basado en la sublimación del agua que sirve para prolongar la duración de un alimento. Y es que, si tuvieras a tu alcance frutas rojas, por ejemplo, con la liofilización podrías conservar las propiedades de las frambuesas, arándanos, cerezas o fresas por muchísimo tiempo y no verte en la obligación de comerlas en pocos días. Lo mismo aplica para otras frutas como las bananas, melocotones, manzanas o papayas.

Su mecanismo de conservación es bastante aclamado, tanto así que fue aprobado por la NASA gracias a sus numerosos beneficios y a la variedad de opciones de alimentos que se pueden preservar a través de él. Por ello, en esta oportunidad te contaremos todo lo que debes saber de la liofilización y porqué es uno de los mejores métodos para preservar frutas.

 

 

Qué es la liofilización

La palabra «liofilizar» se refiere al proceso de dividir el agua de una sustancia o disolución a partir de su respectiva congelación, para posteriormente sublimar el agua, reducir la presión y añadir una temperatura alta en vacío hasta lograr el secado. En alimentos, este proceso busca separar el agua de la comida hasta obtener un estado sólido.

El proceso de liofilización de un alimento debe pasar por varias etapas para lograr el resultado deseado: un producto deshidratado, ligero y listo para ser consumido en un largo periodo de tiempo. Las etapas del proceso de liofilización inician desde el acondicionamiento del alimento, hasta su final rehidratación. Básicamente, someter el alimento a una temperatura baja para conseguir que el agua pase a estado gaseoso sin necesidad de volver a un estado líquido, de modo que la estructura del alimento se mantenga y sea posible conservar la mayoría de sus nutrientes.

Los alimentos que se pueden liofilizar son frutas, hortalizas, carnes, especias y granos (como el café), los cuales se pueden someter al proceso de conservación de diferentes formas: enteros, cortados en trozos, picados a la mitad o de cualquier otra forma, hasta incluso granulados o en polvo.

Esto significa que entre las aplicaciones de la liofilización se pueden incluir alimentos de alto valor añadido (y que son sumamente difíciles de conservar), como es el caso de los champiñones, hierbas, café y hasta frutas blandas como las fresas, frambuesas o cerezas. Además, el proceso de liofilización también se puede aplicar en productos farmacéuticos (siempre y cuando el proceso no altere la composición del medicamento) y flores. Así que si quieres preservar intacta una rosa que te han regalado, la liofilización te ayudará a conservarla por años.

Inconvenientes del proceso de liofilización

Debido a la complejidad del proceso, no suele ser un mecanismo que fácilmente puedes realizar en casa. Es necesario realizar una gran inversión en equipos para llevar a cabo todas las etapas de liofilización, como es el caso de cámaras de secado, condensadores y un sistema de vacío. Otra desventaja de la liofilización es que requiere de un alto coste energético debido a la lentitud del proceso. Pero sí lo único que deseas es consumir productos que ya vienen liofilizados, estos aspectos no serán un inconveniente para ti.

Por tanto, el proceso de liofilización no es complicado de realizar, pero en definitiva no es algo que se puede llevar a cabo en casa porque requiere de equipos y maquinarias específicas para realizar la liofilización de alimentos.

Curiosidades del proceso de liofilización

Los primeros indicios del método de conservación por liofilización se mostraron durante la Segunda Guerra Mundial. En ese entonces utilizado la liofilización para conservar el plasma sanguíneo, medicinas y hasta algunos alimentos que eran enviados a las tropas que se encontraban en batalla.

De esa forma podían trasportar suministros sin preocuparse por el peso o el espacio ocupado porque el procedimiento compactaba los alimentos. Además, gracias a la estrategia de preservar el plasma sanguíneo, los médicos de las tropas podían asistir a los heridos en cualquier circunstancia.

 

 

Diferencias entre fruta liofilizada y deshidratada

¿Cuáles son las diferencias entre una fruta liofilizada y otra deshidratada? Una de las dudas más frecuentes sobre la liofilización es si el procedimiento es igual a la deshidratación de alimentos, puesto que ambos procedimientos guardan similitudes entre sí.

Sin embargo, las frutas liofilizadas mantienen la mayoría de vitaminas y minerales que poseen cuando están en su estado fresco, cosa que no pasa con las frutas deshidratadas que solo conservan una parte del contenido nutricional (hierro y fibra).

Cantidad de humedad

Uno de los objetivos de los métodos de conservación es eliminar la humedad de los alimentos con el fin de aumentar su duración, evitar su descomposición y prevenir la aparición de moho. En esta medida, si se aplica el proceso de deshidratación, los alimentos solo perderán entre un 90 a 95% de la humedad, en cambio con la liofilización un rango superior de 98 a 99%.

Duración de los alimentos

En la conservación de un alimento, la cantidad de humedad influye su duración. En este caso, se podría decir que la liofilización lleva todas las de ganar, aunque hay que destacar que la deshidratación de ciertos productos sí puede durar mucho tiempo, como es el caso de la sal, azúcar o avena deshidratada que tienen una vida útil de 30 años aproximadamente.

En el caso de las frutas liofilizadas, estas pueden durar entre 25 a 30 años sin problema, conservando su composición y su valor nutricional. Y si adicionalmente son almacenadas en recipientes de calidad a una temperatura de 15ºC, su duración será mucho mayor.

Apariencia de los alimentos

Si hay una diferencia muy marcada entre ambos métodos de conservación, es la apariencia que dejan en la comida. El aspecto de la comida deshidratada no suele ser muy apetitosa, y a pesar que la comida liofilizada sí cambia la apariencia de los alimentos, el resultado final no es tan drástico como con el proceso de deshidratación.

Facilidad de cocción

Los alimentos liofilizados requieren de un periodo de cocinado bastante corto, no superior a 5 minutos, en cambio la comida deshidratada necesita de 15 a 4 horas de cocción dependiendo del tipo de alimento que sea. Esto quiere decir que con un poco de agua (fría, tibia o caliente) es posible preparar alimentos liofilizada en cuestión de pocos minutos, pero la comida deshidratada debe ser hervida, a menos que se trate de fruta deshidratada que puede ser consumida sin necesidad de cocinarla.

Costo de los alimentos

Para nadie es un secreto que el proceso de liofilización es mucho más costoso que el de deshidratación, lo que ocasiona que los productos sean más costosos. Aunque esto no sea un problema, si tienes recursos limitados a la hora de hacer tu compra de alimentos, la comida deshidratada puede ser una opción más rentable. De todos modos, si el dinero no es un problema, es mucho más ventajoso comprar alimentos liofilizados por sus nutrientes.

Valor nutricional

Como hemos mencionado en varias ocasiones, los alimentos liofilizados conservan muchos más nutrientes que los deshidratados. De hecho, una de los beneficios de la liofilización es que conserva la mayoría del valor nutricional de la comida, como vitaminas y minerales. En cambio, la deshidratación suprime las vitaminas y minerales de los alimentos durante el proceso de conservación, lo cual es una desventaja frente a la liofilización.

 

 

Liofilización, el futuro de la conservación de los alimentos

Los beneficios que ofrece la liofilización es lo que lo convierten en uno de los procesos de conservación de alimentos del futuro. La liofilización es método de conservación de alimentos mucho más complejo y costoso que otros, sin embargo, las posibilidades que brindan son infinitas, algo que puede cambiar el modo en que se consumen alimentos.

Otros métodos de conservación, como la deshidratación, hacen que los alimentos pierdan toda su humedad, provocando que el sabor y el aroma de la comida se alteren por las altas temperaturas a los que se deben someter para deshidratarlos. En cambio, la liofilización mantiene la mayoría del valor nutricional de los alimentos sin alterar su sabor u aroma gracias a su proceso de congelación, el cual reduce el peso del alimento con respecto al original.

El uso de los alimentos liofilizados se ha popularizado tanto que incluso ha sido tomado en cuenta en el desarrollo de productos alimenticios destinados a expediciones espaciales. La ventaja que supone llevar un alimento que ocupa menos espacio, que es más ligero y que se puede reconstruir con agua, hace que sea la opción ideal para los excursionistas espaciales.

Aunque los astronautas no han sido los únicos: la liofilización también ha comenzado a ser utilizada en productos destinados a uso militar, así como en deportes como el montañismo en la que la persona requiere llevar cargas livianas.

 

 

Beneficios y ventajas de frutas liofilizadas

La fruta liofilizada es un tipo de fruta que ha sido sometida a un proceso que supera con creces a la deshidratación o cualquier otro mecanismo de conservación. El principio de la liofilización de frutas se basa en congelar el alimento a una temperatura baja para después reducir repentinamente la presión y subir la temperatura para generar calor. Esta transformación genera que el líquido de la fruta pase de un estado sólido (hielo) a vapor. Básicamente, extrayendo la humedad que tiene por naturaleza la fruta.

Es un método complejo que muy pocos saben realizar, pero a diferencia de la deshidratación, la liofilización mantiene la apariencia de la fruta casi en su totalidad, aunque al dejarla al aire libre puede tomar una textura crujiente y mucho más ligera. Otro beneficio es que su sabor y duración se multiplica. ¿Qué otras ventajas tienen las frutas liofilizadas?

Potencia la fuerza de las frutas antioxidantes

El proceso de liofilización permite que las frutas conserven sus antioxidantes y se potencie considerablemente el efecto que estos tienen en el organismo. Los antioxidantes son muy importantes para combatir los efectos negativos de los radicales libres, de modo que son unos aliados para evitar enfermedades cardiovasculares, diabetes, Parkinson, varios tipos de cáncer y muchos otros más.

Ocupan menos espacio

Debido a que el proceso de liofilización elimina el agua de los productos, estos pueden llegar a perder gran parte de su peso original. El resultado es una fruta o verdura liofilizada mucho más ligera que te ocupará menos espacios en la nevera o en la alacena.

Son ricas en fibra

Una de las maravillas de las frutas liofilizadas es que poseen un alto contenido en fibra, un componente nutritivo que ayuda a estabilizar el nivel de colesterol en la sangre, reducir el riesgo de sufrir de enfermedades del corazón y, en especial, regula el sistema digestivo, lo cual es muy beneficioso para las personas que padecen de estreñimiento.

Cabe destacar que, si estás realizando una dieta saludable para bajar o mantener tu peso ideal, consumir frutas liofilizadas puede ser muy ventajoso para controlar el apetito. Además, son bajas en calorías y dejan un efecto saciante que te ayudará a controlar las ansias de comer más.

Mejora tu sistema inmunológico

Si tienes las defensas bajas, las frutas liofilizadas serán una buena forma de potenciar tu sistema inmune. Y es que a pesar de que las frutas pierden parte de sus nutrientes durante el proceso de liofilización, lo bueno es que el resto de los nutrientes se potencian, lo cual compensa la falta de otros. Y ese es el caso de las vitaminas A y C y minerales hierro y potasio, nutrientes que son beneficiosos para tratar la anemia, mejorar el sistema inmune y la retención de líquidos en el cuerpo, así como luchar contra los radicales libres que ocasionan la oxidación o envejecimiento de la piel.

No necesitan conservantes

Los compuestos artificiales suelen estar en la mayoría de los alimentos que consumismos, pero gracias a la gran capacidad de conservación que resulta de la liofilización, las frutas procesadas pueden llegar a durar mucho más que cualquier producto que consigas en el supermercado.

Las frutas liofilizadas no necesitan ningún conservante, aromas artificiales o cualquier otro compuesto artificial para potenciar la calidad y sabor del producto final. Gracias al proceso de liofilización, cualquier alimento conservará sus nutrientes y aquellas cualidades (su sabor y aroma, por ejemplo) por mucho más tiempo que cualquier producto procesado artificialmente.

Duran mucho más que una fruta deshidratada

Las frutas liofilizadas tienen una duración de conversación superior a cualquier otro método, como la deshidratación o congelación. Si luego de liofilizar tus frutas, las almacenas de forma correcta, estas pueden durar hasta 10 años sin perder sus propiedades y nutrientes.

 

 

En conclusión, a diferencia de otros métodos de conservación, los alimentos que han sido sometidos a una liofilización conservan su valor nutricional, un factor que resulta ventajoso frente a otros mecanismos de preservación de comida, como la congelación o la deshidratación, por ejemplo.

Las ventajas de la liofilización lo convierten en una solución factible, nutritiva e inteligente, puesto que te permitirá conservar los nutrientes de tus alimentos sin importar el tiempo en que los tengas almacenados en la nevera o en tu despensa. Además, al liofilizar un producto, como una fruta o una verdura, es posible reducir significativamente su peso, algo que puede ser útil a la hora de almacenar la comida en tu despensa o incluso llevar snacks en tu bolso durante un viaje.

Por esto y más motivos, en The Bee Family Shop apostamos por la liofilización de frutas. Es un método que ha revolucionado la forma en la que consumimos alimentos, y supone más ventajas que desventajas para aquellos que prefieren alimentos difíciles de conservar naturalmente como las frutas del bosque, bayas y muchos otros más. 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Buscar nuestro sitio

Únete a nuestra familia

Ingrese a sorteos y obtenga cupones exclusivos cuando se una al #TheBeeFamily, nuestro boletín por correo electrónico. Está lleno de ideas interesantes y se envía directamente a tu bandeja de entrada.

La cesta